Internacionales

ENTREVISTA EXCLUSIVA A ALEJANDRO CAO DE BENÓS, VOCERO DE COREA DEL NORTE “EL 90% DE LA INFORMACIÓN SOBRE NORCOREA ES FALSA”

Soldado vigila la Zona Desmilitarizada, en la frontera entre las dos Coreas

 

 

La historia de Corea del Norte y Corea del Sur está marcada por el fuego: dos estados que surgieron del escritorio donde en agosto de 1945 los japoneses firmaron la rendición incondicional ante los Estados Unidos, culminando la Segunda Guerra Mundial. Allí, con los fusiles aún calientes y las llamas radioactivas quemando los escombros de Nagasaki e Hiroshima, Estados Unidos (con el aval de la Unión Soviética) formalizó la partición de Corea en dos estados, con división en el paralelo 38º: de un lado, en la frontera con China, quedaría una mitad controlada por los rusos; en el sur, del otro lado, quedaría otra mitad controlada por los norteamericanos.

Pero la guerra fría ya había comenzado. El 25 de junio de 1950, las tropas norcoreanas penetraron el territorio surcoreano, acorralando en una maniobra aplastante al ejército sureño. Estados Unidos, junto a un conjunto de naciones bajo mandato de la ONU respondió en ayuda de Corea del Sur con una contra ofensiva que empujó al ejército norcoreano al norte del paralelo 38º. Finalmente, con apoyo de la Unión Soviética, el ejército chino acudió en ayuda de Pyongyang con una nueva ofensiva, logrando repeler a la coalición liderada por los norteamericanos al sur del paralelo 38º. Este virtual empate “técnico” propició en 1953 un armisticio entre Corea del Norte y Estados Unidos, conocido como la Paz de Panmunjom[i]. Una paz que costó unas 3 millones y medio de vidas, más de 2 millones de refugiados y que más allá de su nombre, no fue el fin sino más bien el principio de un largo conflicto que se prolonga hasta estos días.

Recientemente, luego de más de 60 años de tensiones, intrigas y hasta la amenaza de una guerra nuclear que podía borrar a la humanidad del planeta, la península coreana asiste a un deshielo entre las dos naciones orientales. Conversamos en exclusiva desde los estudios de FM Patagonia Andina con Alejandro Cao de Benós, delegado especial del Comité de Relaciones Culturales con Países Extranjeros de la República Popular Democrática de Corea y que actúa como vocero del estado norcoreano. En la charla, el funcionario de Pyongyang responde sobre la marcha del proceso de paz, las negociaciones entre Trump y Kim Jong-Un y las críticas al estado de los derechos humanos en su país. También deja una curiosa anécdota sobre la familia del presidente Mauricio Macri.

Alejandro Cao de Benós, delegado especial del Comité de Relaciones Culturales con Países Extranjeros de la República Popular Democrática de Corea

Patagonia Andina: Desde la firma del armisticio en 1953 hasta la fecha, las relaciones entre ambas coreas estuvieron marcadas por la desconfianza, denuncias de violación del armisticio, conflictos e inclusive la posibilidad de una guerra nuclear. ¿Qué pasó en el último año de acuerdo a su mirada que ha permitido este acercamiento?

Cao de Benós: Lo que ha pasado este último año ha sido muy claro es que nuestra nación ha desarrollado las armas termonucleares y así mismo dispone de misiles balísticos intercontinentales y tras el desarrollo de esta tecnología de punta nuclear los Estados Unidos, que fueron quienes iniciaron la guerra de Corea y quienes han estado amenazando con la invasión y destrucción del país, vieron que no les quedaba otra opción que la negociación. La presión o el intento imperialista de invadir de forma unilateral o destruir con “fuego y furia” como dijo el presidente Trump hace un año ya no era una posibilidad.

P: En su momento cobró notoriedad que el vicepresidente Mike Pence dijera que este acercamiento era producto de un “aislamiento impulsado por Donald Trump” ¿Usted qué opinión tiene al respecto?

Cao de Benós: Bueno es absolutamente ridículo. Si tiramos la hemeroteca y nos vamos unos años para atrás veremos que continuamente lo que hace nuestra república es desarrollar su sistema defensivo frente a una potencial amenaza de Estados Unidos y que en ningún momento nuestro gobierno se ha arrodillado o cambiado su curso. De hecho, ya nos hemos declarado potencia nuclear, se han hecho cinco test nucleares bajo tierra y es Estados Unidos, en efecto el primer presidente norteamericano que accede a hablar con nuestro líder directamente. Por lo tanto, el que ha cambiado la posición es el imperio norteamericano y no nosotros.

 

P: En relación al acuerdo de desnuclearización, días atrás la subsecretaria General de la ONU Rosemary Dicarlo afirmó que Corea del Norte sigue manteniendo y desarrollando su programa nuclear y balístico. ¿Qué tiene usted para decir al respecto? ¿Sigue su país adelante con estos programas nucleares?

Cao de Benós: No, nuestra posición clara y es la cual se ha comprometido nuestro comandante supremo en el encuentro en Singapur con el presidente Trump es que tenemos ahora mismo una moratoria en lo que es el lanzamiento de misiles intercontinentales y las pruebas nucleares. O sea, no vamos a desarrollar más el arsenal nuclear porque ya tenemos el suficiente arsenal para la defensa del país. Nuestra intención no es exportar a otros países armamento nuclear, nuestra intención no es desarrollar más de ocho mil ojivas nucleares como tiene Estados Unidos, sino las suficientes para evitar una invasión, y eso ya lo hemos logrado. Por lo tanto, ahora mismo nuestro compromiso es la moratoria respecto al desarrollo nuclear a cambio lógicamente de que Estados Unidos cambie su política de hostilidad hacia nosotros.

P: Desde hace unos meses desde el gobierno de Estados Unidos presiona en la ONU para que se mantengan las sanciones económicas a Corea del Norte. El objetivo, según Washington es acelerar el proceso de desnuclearización. ¿Cómo está afectando en términos concretos estas sanciones? ¿Qué está trabando el avance del acuerdo de desnuclearización?

Cao de Benós: Corea del Norte es el país más sancionado del mundo. Por parte de EEUU en la historia no ha habido un país con tantas sanciones desde la nueva creación de la república en 1948. Pero como nuestro presidente Kim Il-Sung el primer presidente del país y el liberador de Corea decía “estamos acostumbrados a vivir con sanciones”. O sea, tenemos nuestra propia industria nacional y como hemos demostrado hemos desarrollado armas nucleares incluso satélites artificiales por nosotros mismos y sabemos cómo saltarnos esas sanciones. Que las retiren será bueno, pero lo primero antes que nada es que Estados Unidos firme el tratado de paz definitivo que ponga fin a la guerra, porque hasta la fecha de hoy estamos oficialmente en guerra por los Estados Unidos y no declarada por nosotros sino por ellos.

Nuevo capítulo del “deshielo”: la organización conjunta de los Juegos Olímpicos del 2032

Gimnastas surcoreanas y norcoreanas posan para una auto foto.

En un nuevo hito de este “deshielo”, a mediados de septiembre de este año las dos Coreas sorprendieron con un anuncio: Pyongyang y Seúl oficializaban la candidatura conjunta a los Juegos Olímpicos de verano de 2032.  Un proyecto ambicioso que implicaría un nivel de cooperación y de confianza mutuos sin parangón entre ambos países. La pregunta obligada es como dos países que mantienen en términos formales un conflicto bélico pueden proyectar tal empresa:

 

 

Cao de Benós: Bien, debido a la falsedad de la propaganda desde Washington. Si uno revisa el armisticio y revisa la guerra de Corea verá que la guerra la declara los Estados Unidos en 1950 y no Corea del Sur. Corea del Sur no era más que una colonia militar americana y el armisticio en 1953 lo firman los Estados Unidos y Corea del Norte, con observadores chinos que ratifican, pero no Corea del Sur. Corea del Sur ni inició esa guerra ni ha firmado el armisticio y de hecho sus tropas militares están todavía bajo control imperial norteamericano. Por lo tanto, sólo Trump puede poner fin a esa guerra que comenzó en 1950 en la que murieron más de un millón de personas.

P: ¿Qué mensaje le da usted al mundo o a un país como el nuestro sobre todos estos temas que los miramos con muchísimo temor desde aquí?

Cao de Benós: Bueno, pues tranquilidad absoluta porque Corea del Norte no ha atacado a nadie desde su fundación ni busca ocupar ninguna otra nación. Al contrario, creo que el Reino Unido y sus problemas también con Argentina u otras naciones imperialistas que tanto han influenciado no sólo en su gobierno, en su país sino en tantos países latinoamericanos. Si existe un criminal de guerra y un criminal político que ha asesinado a muchísimas personas, que ha introducido armamento y que ha desarrollado todo tipo de problemas en países latinoamericanos no es otro que los Estados Unidos de América que como imperio han intentado e intentan influir hasta el día de hoy en la soberanía popular de cada nación, incluida la Argentina. Por lo tanto, no deben temer nunca a Corea, en todo caso deben prevenirse de los ataques, de la financiación ilegal y del armamento que viene de los Estados Unidos que intenta controlar todas las relaciones del mundo.

Situación de los derechos humanos en Corea del Norte:

Michael Kirby

Michael Kirby, agita el informe de 327 páginas ante la Comisión nombrada por la ONU para investigar las violaciones de los derechos humanos en Corea del Norte.

Corea del Norte ha recibido numerosas críticas sobre la situación de los derechos humanos y el ejercicio de las libertades individuales en su territorio. Las Naciones Unidas así como también organizaciones no gubernamentales como Human Rights Watch y Amnistía sostienen que en Corea del Norte los derechos humanos se violan “a una escala sin parangón en el mundo contemporáneo” donde “decenas de miles de personas son esclavizadas y torturadas[ii]”.

De hecho, en julio de este año, el gobierno de Kim Jong-Un rechazó las acusaciones del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, sobre la existencia de “violaciones graves y prolongadas” de los Derechos Humanos en el país pese a su apertura democrática. Podría mencionarse también el informe de la ONU del 2014  que denunciaba la existencia de entre 80.000 y 120.000 personas recluidas en campos de concentración para prisioneros políticos. El mismo documento también sostiene que la República Popular Democrática de Corea “muestra muchos atributos de un Estado totalitario”. (Nota aparte, mientras Estados Unidos se apoyaba en este informe para criticar la situación de los DDHH en Corea del Norte, al mismo tiempo abandonaba[iii] el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en respaldo a Israel)

 

El gobierno de Corea del Norte viene rechazando estos informes aduciendo que son realizados sobre “información no confirmada inventada y difundida por fuerzas hostiles a Corea del Norte[iv]“. En el mismo sentido responde el vocero coreano:

Cao de Benós: Bueno, eso es parte de la propaganda de Washington que es totalmente falsa, absolutamente falsa. Llevo más de veinticinco años trabajando para el país. Conozco bien, (no he tenido posibilidad de visitar Argentina) pero sí he podido estar en Chile y en muchos otros países del mundo, en decenas de ellos y le aseguro que la vida es muy tranquila en Corea. No existen campos de concentración. Lo único que existen son campos de trabajo para delincuentes comunes. La persona que viola, roba o asesina tiene que pagar su delito trabajando o bien en la cosecha del arroz o bien talando árboles como hace cualquier otro trabajador en el país. Por lo tanto, lo que existen son campos de trabajo para criminales. No existen campos de concentración.

P: ¿Cómo es la situación de los medios de comunicación en Corea del Norte? ¿Es cierto que todos los medios de comunicación son estatales?

Cao de Benós: Sí, es cierto que todos los medios de comunicación son estatales y por lo tanto pertenecen al pueblo. No tenemos empresas privadas. Tampoco a nivel de medios de comunicación. Y ante eso sobre todo decir que cualquier periodista y cualquier medio siempre tiene una ideología como la tiene cualquier periodista. Y que si no la tiene ese propio periodista y pasa a través de su filtro ideológico lo harán el consejo de redacción o aquellas personas que son las que pagan a esos periodistas. Por lo tanto, no existe realmente lo que sería la imparcialidad total porque cualquier noticia va a depender del periodista y del medio que la emita.

Uso de internet en la República Popular Democrática de Corea:

El derecho al acceso y uso de internet se está estableciendo progresivamente en la opinión pública occidental como un valor fundamental para el ejercicio de las libertades individuales. De hecho, hay actualmente un debate jurídico sobre la necesidad de incluirlo como derecho fundamental inclusive en las mismas constituciones.

La “internet” norcoreana: Se llama Kwangmyong, y es administrado por el único proveedor de servicio de internet existente, de propiedad del gobierno.

En Corea del Norte la situación contrasta con las tendencias occidentales. A decir verdad, el cerco informativo sobre Norcorea dificulta disponer de datos completamente confiables sobre las condiciones de funcionamiento de las redes sociales e internet en ese país: Aun así, diversas fuentes[v] coinciden en que toda comunicación está filtrada por una intranet, una red que está físicamente separada de internet y que está sometida a estrictos controles de contenido: “Es cierto que Corea del Norte disfruta de una Intranet privada de fibra óptica que conecta las principales ciudades y centros educativos de su territorio. Solo tiene un bloque conocido de 1.024 direcciones IP de las 4.294.967.296 direcciones posibles que hay en el mundo (ya agotadas). La red, llamada Kwangmyong, es un servicio gratuito de uso público y solo se puede usar con autorización del gobierno en cibercafés y terminales con el sistema operativo Red Star, un software que ejecuta una versión adaptada del navegador Firefox, llamado Naenara. Nada de Windows, Explorer o Chrome. No se puede acceder a ninguna red social mundial desde dentro con Kwangmyong afirma el sitio Voxpopulis.com en un artículo que profundiza sobre este tema.

Al respecto, le preguntamos a Cao de Benós si es correcto que no está permitido el uso de internet a los ciudadanos norcoreanos:

Cao de Benós: Tenemos internet, pero es de uso público en lugares como universidades, bibliotecas etc., donde se usa internet normalmente para la búsqueda académica o para trabajos. Pero lógicamente internet es un arma de doble filo en la que por una parte hay mucha información, por otra hay desinformación y cosas peligrosas. Incluso hay también la posibilidad de hackeo a través de la red, por lo tanto, está separada físicamente de nuestra red interna.

P: Pero si quisiera un ciudadano norcoreano escuchar esta nota ¿lo podría hacer o no?

Cao de Benós: Sí, perfectamente como una investigación o como para añadir a un trabajo podría acercarse a uno de los ordenadores que están conectados y descargar esta nota.

Cao de Benós frente a un monumento en Corea del Norte.

P: En relación a esto, la información que llega lo hace un tanto teñida, con una perspectiva negativa, con una imagen bélica que su estado proyecta. ¿No cree que también estas limitaciones pueden contribuir a generar un ruido entre las relaciones de su país y el resto del mundo?

Cao de Benós: Sin duda, pero mire… el 90% de la información que se recibe sobre Corea del Norte es totalmente falsa. Básicamente se debe al sensacionalismo, a que muchos medios de comunicación lo único que quieren es ganar lectores, ingresos, a raíz de crear noticias falsas. Pero sí es verdad que a parte de ese 90% de mentiras el vacío de información no justifica la falsedad como hacen muchos medios sí es cierto que nuestra república no se ha interesado ni ha tenido los medios para mostrar su posición real, su realidad interna a nivel internacional. Eso también se debe al carácter coreano, a la forma de ser en el país y pues en el caso de los países latinoamericanos pues también la distancia cultural. Países como China, como Vietnam y Mongolia son países más cercanos, pero claro, con la cultura latina hay una diferencia no sólo geográfica sino también cultural importante que no se ha salvado tampoco.

El renacer de las derechas liberales en la región: La mirada del vocero de Corea del Norte.

Aprovechando su vinculación con temas de política internacional, le preguntamos a Cao de Benós qué mirada tenía del cambio del signo político en Sudamérica, con un repliegue de los gobiernos de izquierda o centro izquierda en favor de gobierno de centro derecha o inclusive extrema derecha (si se hiciera efectiva la victoria de Jair Bolsonaro en Brasil). Cao de Benós es cauto, aunque arroja algunos conceptos y deja una curiosa anécdota de la familia Macri.

Presidente Donald Trump y esposa reciben al presidente Mauricio Macri y Juliana Awada en Washington.

Cao de Benós: Nuestra posición oficial en la República es la no injerencia en asuntos de temas extranjeros. Al final es la soberanía popular la que debe implementar o no un presidente en cada nación. Lo que sí recomendaría es que cada país busque su propia autosuficiencia y su propia soberanía. No depender de grandes naciones porque esta dependencia significa siempre el fracaso absoluto ya que es estar a merced de otros grandes poderes. Pero al final es la opinión popular la que debe decidir cual es el gobierno que tiene un país. En el caso del sr. Macri sólo comentaré que su zaga familiar que está dedicada a los temas de negocios internacionales poco antes de que él ganara las elecciones, puntualmente su propio padre me contactó porque estaba interesado en realizar negocios con nuestra república. Aún por esa parte no ha habido un acercamiento o un interés lógicamente hacia Corea del Norte para el desarrollo de relaciones mientras que durante el mandato de la Sra. Kirchner en el pasado sí había un interés por restablecer las relaciones diplomáticas que se cortaron entre Argentina y Corea del Norte. Sí es verdad que en el gobierno anterior había por lo menos un interés en conocerse mutuamente. En el gobierno actual (supongo que por  temor a no enfadar a los Estados Unidos) no hay un acercamiento mayor.

P:¿Existe la posibilidad Cao de que en el futuro se realicen algún tipo de negociaciones con la Argentina o inversiones por parte de su país?

Cao de Benós: Sin duda alguna nosotros estamos totalmente abiertos a desarrollar las relaciones con cualquier país del mundo basados en nuestros tres principios que son muy básicos y lógicos, que son la independencia, la paz y la amistad.  Bajo esos tres principios nuestra república desea siempre establecer todo tipo de relaciones con todos los países y como no con la Argentina que como le dijo estuvimos muy a punto de intentar desarrollar de nuevo, abrir una embajada y reactivar esa relación.

 

Entrevista telefónica realizada en los estudios de Fm Patagonia Andina de El Bolsón, Río Negro.

Colaboraron en la misma Yamila Bogel y Florencio Vargas en operación técnica.

[i] https://web.archive.org/web/20140305164517/http://news.findlaw.com/cnn/docs/korea/kwarmagr072753.html

[ii] https://www.amnesty.org.uk/north-korea

[iii] https://elpais.com/internacional/2018/06/19/actualidad/1529411692_895391.html

 

[iv] https://www.europapress.es/internacional/noticia-corea-norte-rechaza-denuncias-onu-situacion-ddhh-pais-20180619224944.html

[v] https://www.bbc.com/mundo/noticias/2012/12/121211_tecnologia_internet_corea_norte_aa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *