Década del 70

Perón: El conquistador, el anciano y los lobos

Eva y Juan Perón con sus caniches.

Eva y Juan Perón junto a sus mascotas.

Podría decirse que la Argentina de los ’70 se nos presenta como la imagen de un caleidoscopio, como un mosaico simbólico que cambia de acuerdo al giro que la historiografía del momento adopta. La modificación al prólogo del libro Nunca más de la edición del 2006 introducida por Néstor Kirchner[i] (donde se desacredita cualquier interpretación a partir de la supuesta “teoría de los dos demonios”), evidencia la construcción constante a que está sometida la historia como una mitología que legitima ideológicamente al presente[ii]. Esta continua reconstrucción del pasado se presenta como un obstáculo insalvable para aquel que trata de entender los sucesos de aquella violenta década.

¿Pero que fue la década del setenta? ¿Hubo efectivamente una guerra entre dos bandos como (entre otros) sugiere Eduardo Anguita[iii]? ¿Qué rol tuvo Estados Unidos en la puesta en marcha de la maquinaria genocida a través de las dictaduras en Latinoamérica? ¿Cuál fue la responsabilidad de la sociedad civil? ¿Y las del peronismo?

Un análisis más detallado, permite sostener que la violencia de la década del 70 es el resultado del fracaso del sistema político como dispositivo para la resolución de los conflictos de intereses propios de una sociedad donde la fuerza mayoritaria (el peronismo) estaba proscripta. A su vez, tal fracaso no sólo fue motivado por injerencias externas sino también por la propia incapacidad del peronismo de desarticular en sus estructuras la legitimación de la violencia, sentando aún en democracia las bases del futuro terrorismo de estado.

El anciano y los lobos

Es conocida la leyenda cherokee acerca de los dos lobos, donde un anciano le cuenta a su nieto que dentro del corazón de los hombres dos bestias continuamente luchan. Una maligna, la otra benigna al final sólo una resultará victoriosa: aquella que la persona decida día a día alimentar. Dejando al lector la identificación de cuál sería el bueno y cual el malo en este caso (si tal distinción fuera posible), esta tradición bien sirve como metáfora para explicar la estrategia política de Juan Perón durante su exilio. Al mismo tiempo que estimulaba el accionar guerrillero de organizaciones de la izquierda peronista como Montoneros[iv]  y se manifestaba “completamente de acuerdo” con el secuestro y asesinato del ex-presidente de facto Pedro Aramburu[v], Perón también otorgaba cada vez más protagonismo a los sectores ultranacionalistas y anticomunistas del movimiento.

La muerte de Perón en 1973, dejaría a ambas bestias desprovistas de su líder y de su alimento. Producto de esta lucha, sería finalmente el sector “ortodoxo” durante el gobierno de Juan Perón que daría inicio al terrorismo de estado como práctica sistemática antisubversiva, a partir de organizaciones parapoliciales como la Triple A[vi] y (posteriormente a la muerte del caudillo) la puesta en marcha del Plan Cóndor en noviembre de 1975[vii].

Juan Perón, Isabel Perón y José Lope Rega

Juan Perón, Isabel Perón y José Lope Rega

 

¿Y el conquistador?

Aún así, la leyenda cherokee y sus dos lobos resulta insuficiente para abordar las causas de la violencia política en los 70. Porque el anciano no estaba sólo: vivía en un territorio asediado por el conquistador, que tenía sus planes y actuaba. Nos referimos a los Estados Unidos, que desde la Escuela de las Américas instruía a los futuros presidentes de facto en la Doctrina de la Seguridad Nacional, un corpus ideológico que “sostenía que las Fuerzas Armadas de los países latinoamericanos debían dedicarse con exclusividad a garantizar el orden interno, con el fin de   combatir ideologías, organizaciones o movimientos que pudieran favorecer o  propiciar el desarrollo de ideas revolucionarias, marxistas, comunistas, terroristas o subversivas[viii]

Dictadores formados en la Escuela de las Américas

El peor desenlace: El proceso de Reorganización Nacional

Las acciones desestabilizantes norteamericanas en la región[ix],  en connivencia con las élites económicas conservadoras impotentes para llegar al poder legítimamente, constituyeron a lo largo de la historia argentina fuerzas centrífugas que abortaron el proceso de maduración del sistema político impidiendo la cristalización de los intereses de cada sector en estructuras partidarias. Aún así, lejos de explicaciones mecanicistas, la violencia política en los ’70 (con su clímax en el Proceso de Reorganización Nacional y la desaparición de 30.000 personas) no puede ser explicada sólo como consecuencia de prácticas imperialistas externas. También debe contemplarse la propia incapacidad de la sociedad civil y especialmente de sus dirigentes para asumir responsabilidades históricas. En definitiva, se trata de saber a qué lobo estamos alimentando.

[i] http://www.lanacion.com.ar/807208-controversia-por-el-prologo-agregado-al-informe-nunca-mas

[ii] https://books.google.com.ar/books?id=cvCiezQxdrAC&pg=PA28&lpg=PA28&dq=hegemonia+tradicion+williams&source=bl&ots=r2hFg3dZNx&sig=9X8n6eWtLI2o-TilY9_v6JXYzG4&hl=es-419&sa=X&ved=0ahUKEwjD-5aMy-7MAhUGW5AKHQYbB4gQ6AEISDAH#v=onepage&q=hegemonia%20tradicion%20williams&f=false

[iii] http://www.encuentro.gov.ar/sitios/encuentro/programas/ver?rec_id=128006

 

[iv] https://books.google.com.ar/books?id=gcYPv-q41c4C&printsec=frontcover&dq=Per%C3%B3n:+Exilio,+resistencia,+retorno+y+muerte,+1955-1974&hl=es-419&sa=X&ved=0ahUKEwjGw57Yuu7MAhWDIZAKHR7zAWQQ6AEIGzAA#v=onepage&q=%22guerra%20de%20guerrillas%22&f=false

[v] http://www.peronvencealtiempo.com.ar/peron/cartas-de-peron/391-carta-a-montoneros-20-02-1971

[vi] http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=337327365002

[vii] http://news.bbc.co.uk/2/hi/americas/3720724.stm

[viii] http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=337327365002

[ix] http://nsarchive.gwu.edu/news/20001113/750823.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *