Medios

La agenda de “Argen” vs. la agenda de “Tina”

reflected-1

En las elecciones legislativas del 2013, Margarita Stolbizer (recordada ya a esta altura por slogans de campaña llamativos pero de cuestionable impacto electoral) prometía en un spot juntar dos facciones irreductibles. Reunir dos realidades en conflicto representadas en la campaña como dos países ficticios: “Argen” y “Tina”.

Margarita no ganó aquella vez (¿o sí?) y actualmente en Argentina hay dos países. O por lo menos es lo que podría interpretarse luego de un vistazo a las tapas de Página/12[i] y de Clarín[ii] del pasado domingo. Mientras el primero apunta contra Mauricio Macri por impulsar una “política de estado” pro offshore, el diario de Ernestina de Noble destaca a una Cristina Kirchner “acorralada” e imputada por “La justicia”. Misma realidad, dos relatos.  Argen y Tina.

Portadas de las ediciones del domingo 10/04/2016

Portadas de las ediciones del domingo 10/04/2016

A esta altura no es noticia ni escandaliza el hecho de que estos diarios posean distintas líneas editoriales. Aún así, para comprender el porqué de miradas tan opuestas, las explicaciones estrictamente ideológicas resultan a priori insuficientes.  Si bien Página/12 ha mantenido desde sus inicios una orientación de izquierdas o mínimamente “progresista”[iii], el recorrido editorial de Clarín históricamente ha sido más errático[iv]. El posicionamiento político y su consiguiente línea editorial antes que causas son consecuencia del zigzagueo ideológico que realizan muchas veces los medios en busca de las mejores condiciones para su lucro. Cuestiones como la fallida implementación de la Ley de Medios[v] así como el criterio de distribución de la pauta oficial son fundamentales para comprender construcciones de agenda tan disímiles. Corresponde entonces analizar ambas:

Clarín vs. kirchernismo: La paz y la guerra

Cuando en diciembre del 2007 el gobierno de Néstor Kirchner aprobaba la fusión ente Cablevisión y Multicanal pocos auguraban la batalla que se luego se desataría. La resolución, firmada por el entonces secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno convertía a la nueva empresa en la mayor operadora del país con el 47% del mercado[vi]. Pero al año siguiente, la cobertura del conflicto del campo con el gobierno realizada por el grupo Clarín provocaría una ruptura que alcanzaría el clímax con la promulgación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual en el 2009. Dicha legislación, que comprometía seriamente los intereses del conglomerado mediático de Magnetto, caería en la telaraña de las cautelares y jamás se aplicaría íntegramente. Sería posteriormente Mauricio Macri, quien al poco tiempo de reemplazar a Cristina Kirchner ya desarticulaba por decreto aquellos puntos de la Ley de Medios que perjudicaban los intereses de  la principal empresa comunicacional de la Argentina.

La pauta no pautada

Los opacos criterios para la distribución de la pauta oficial han suscitado críticas que atraviesan tanto al estado nacional, como al provincial y al municipal. En lo que respecta al estado nacional, el grupo Clarín pasó de ser el mayor destinatario de la pauta oficial durante el gobierno de Eduardo Duhalde[vii] al sexto puesto del ranking, por detrás de Página/12. Esto significó en el período 2009 – 2015 recibir casi tres veces menos dinero que el principal beneficiario de la pauta, el grupo Veintitrés[viii].

Un futuro incierto:

¿Seguirá profundizándose esta bifurcación en las agendas? Si bien la proyección de la trayectoria editorial de Página/12 resulta más predecible, resultaría precipitado predecir la línea editorial y el consiguiente rol político (oficialista u opositor) que adoptará el diario de Ernestina Noble durante los años entrantes. Es cierto que la actual gestión desde el inicio promovió una activa política a favor de los intereses de los medios concentrados[ix] por lo que podría esperarse de Clarín una construcción de agenda en sintonía con la oficial. Aún así, los recientes contactos  de Mauricio Macri con el fundador de CNN Ted Turner, sumado a los rumores de la futura compra de TELEFE y de los derechos de televisación del fútbol profesional por el magnate mediático generaron ciertos cortocircuitos entre las partes[x]. Entonces, ¿le alcanzará al macrismo la desarticulación de la Ley de Medios para asegurarse el trato amistoso del principal conglomerado mediático? Resulta difícil saberlo: Sólo basta recordar la experiencia kirchnerista, donde inicialmente medidas sumamente favorables a la expansión del grupo Clarín no impidieron una posterior guerra sin cuartel. Una lucha por construir realidades opuestas que está lejos de terminarse. Salvo que gane Margarita, obviamente.

[i] http://www.diarios-argentinos.com/diarios_argentinos.php?nombre_diario=Pagina%2012&id_portada=11541

[ii] http://www.diarios-argentinos.com/diarios_argentinos.php?nombre_diario=Clarin&id_portada=11542

[iii] Mariana Casale O’Ryan (2014). «The Making of Jorge Luis Borges as an Argentine Cultural Icon». Consultado el 14 de septiembre de 2015.

[iv] http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1852-04992014000100028

[v] Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual

[vi] http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-95899-2007-12-08.html

[vii] http://poderciudadano.org/po/panel_busqueda.php

[viii] http://www.lanacion.com.ar/1841286-pauta-oficial-2009-2015-todos-los-nombres-y-los-montos-cobrados

[ix] http://chequeado.com/ultimas-noticias/aguad-la-argentina-no-tiene-medios-concentrados/

[x] http://www.clarin.com/sociedad/Macri-entregar-contenido-exclusivo-extranjero_0_1546645471.html

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *